Cómo llegar a Oslo

Cómo llegar a Oslo

Las dos formas más comunes de llegar a Oslo son por mar y aire. La mayoría de los turistas que visitan la capital noruega llegan en avión o a bordo de un crucero por los países nórdicos.  

Llegar a Oslo en avión

Oslo tiene dos aeropuertos principales: Gardermoen y Torp. Actualmente, la mayoría de las compañías de bajo coste no tienen vuelos directos desde España y las que realizan este trayecto aterrizan en el aeropuerto de Gardermoen.

La línea más importante del país es Norwegian, aunque sus precios no son demasiado competitivos. Las aerolíneas que realizan vuelos directos desde Madrid a Oslo son Iberia, Iberia Express y Norwegian. Desde Barcelona también existen vuelos directos con Vueling.

Para encontrar las mejores ofertas de vuelos podéis utilizar nuestro buscador:

Llegar a Oslo en barco

La mayoría de los turistas que llegan a Oslo por mar lo hacen a bordo de un crucero por los países nórdicos. De esta forma, solo disfrutan de un día en la capital noruega, por lo que os recomendamos valorar otro tipo de llegadas en barco.

Los barcos que atracan en Oslo suelen llegar desde los principales puertos del norte de Europa. Una vez en Oslo, los barcos de pasajeros atracan en los muelles cercanos al Ayuntamiento o a la Fortaleza de Akershus. Estos dos lugares están muy cerca del centro y no tendréis problema en llegar caminando. ¡Oslo es una capital construida prácticamente a orillas del mar!

Llegar a Oslo en tren

Aunque no es la opción más común, si llegáis a Oslo en tren, vuestro destino final será la Estación Central de Oslo. Aquí encontraréis otros trenes, metro y autobuses que os facilitarán la llegada hasta prácticamente cualquier punto de la ciudad.